Cambia de país

Menú

La artritis afecta a 1 de cada 5 personas alrededor del mundo, es muy posible que una persona a tu alrededor padezca de ella. La artritis puede provocar dolor, rigidez e inflamación en las articulaciones o alrededor de ellas, lo que dificulta la realización de diferentes actividades cotidianas. Normalmente, la artritis es crónica, es decir dura mucho tiempo y persistirá, aunque hay algunos cuidados que la hacen más llevadera.

Para saber si se tiene artritis, estos son los signos de advertencia:

  • Dolor.

  • Rigidez.

  • Inflamación esporádica.

  • Dificultad para mover una articulación.

  • Enrojecimiento en o cerca de la articulación.

Para el diagnóstico de artritis se producirán al menos tres situaciones antes de obtener el diagnóstico:

  • En primer lugar, el médico te preguntará sobre sus síntomas e historial clínico.

  • A continuación, te realizará un examen físico.

  • Por último, es probable que el médico solicite radiografías y pruebas de laboratorio.

Luego del diagnóstico es importante mantener los siguientes cuidados:

  • Dormir de 8 a 10 horas en la noche para un adecuado descanso. Es recomendable iniciar el día con un buen baño de agua caliente para disminuir la rigidez de las articulaciones que se presenta en la noche por la inmovilidad.

  • Si es posible, evitar actividades que requieran esfuerzos físicos o que lo obliguen a estar mucho tiempo de pie o que necesiten de movimientos constantes y repetitivos.

  • Para un óptimo cuidado del paciente es muy importante insistir en la realización de ejercicios que ayuden a aliviar el dolor como caminatas y gimnasia acústica.

  • Evitar que en las tareas domésticas hagan fuerza con las manos.

  • Cuando la persona está en reposo, es importante mantener una postura en donde las articulaciones no estén dobladas si no estiradas. Se puede utilizar una almohada baja para dormir.

  • Cuidado con el peso, pues es una carga adicional a las articulaciones de caderas, rodillas y pies.

  • Cuando las articulaciones están inflamadas deben estar en reposo, pero sin exagerar para que no tenga daños irreversibles

El tratamiento para la artritis se centra en aliviar los síntomas y mejorar la movilidad de las articulaciones. Posiblemente se necesite probar diferentes tratamientos según el caso.

Entre los medicamentos que normalmente se prescriben están: Analgésicos para el dolor y medicamentos para la inflamación, además de fisioterapia en algunos casos para mejorar la amplitud de movimiento.

Si con tratamientos y terapias no se consigue la mejoría del dolor y de la inflamación en general, es posible que tengan que descartar complicaciones en las articulaciones. Consulta con tu médico para que sea él quien evalúe los síntomas y los trate de manera adecuada.

12

Inscríbete a nuestro contenido

Recibe información especializada según tu necesidad y conoce todos los beneficios que TENA te ofrece.

TE PUEDEN INTERESAR

VER TODOS LOS ARTÍCULOS